2 de junio de 2000

“La venda”, un video de Gloria Camiruaga (O dar vuelta la página, hacer como que nada, soñar como que nunca)
El país de Lemebel

De frente, el rostro testimoneado en la pantalla de este grupo de mujeres que lograron sobrevivir al subterráneo del horror, es apenas el personaje oral que en el murmullo nervioso del relato, intenta dar cuenta de la ciénaga oscura donde fueron sumergidas aquellos días tan difíciles de recordar, pero al mismo tiempo indelebles en algún lugar donde la memoria cobija su humillado ardor. Y esta dualidad que hace pestañear intermitente la zona crispada del recuerdo, parece ser la única entrada a cierta intimidad temblorosa, aún sobresaltada en la vocalización confesional del video testimonio. Tal vez, el registro de estas conversaciones multiplique una sumatoria de voces que durante muchos años guardaron estos hechos calladamente, como quien se niega a reconocer en sí misma la brutal evidencia. Como quien no quiere sentir nunca más el roce del guante militar que timbró sus carnes con los hematomas dactilares del sello patrio. Como quién, por fin deja traslucir ante una cámara el triste emblema amoratado de sus llagas, que emergen una y otra vez desde las tinieblas para documentar la historia no contada de la tortura en este país. La historia traspapelada del vejamen oficial que no aparece evaluada en ningún juicio. La historia mordida, aún amordazada por la indiferencia y el trámite democrático.
Habría que decir mil veces: esto ocurrió, esto pasó en algunos barrios, cerca de aquí mismo, frente a la placita donde un abuelo da de comer a las palomas. Cerca de la iglesia donde un curita bien peinado hace gárgaras por la reconciliación. Más allá del kindergarten, donde el mismo torturador despide a su niño con un beso sucio en la mejilla. En esa misma casa, tan igual a otras casas con olor a peste que rezuma desde el subterráneo. Casas de familia, vecinas de esas otras moradas del horror, donde se amohosan los enchufes que evocan la náusea de un indefenso escalofrío. Murallas silenciosas, bambalinas rasguñadas donde incluso se pueden leer rayados de Lagos a la presidencia.
Esto ocurrió bajo este cielo que pinta de cochino azul su monserga de hermanos. Esto ocurrió, a los pies de la cordillera tan blanca, tan orgullosamente blanca y pálida como un muerto. Esto ocurrió, y pareciera que con decirlo no se dice nada. Pareciera que en este aire renovado, estos testimonios desmembrados por la evocación, se adosaran a un deletreo ficticio que amortigua, blanquea y despolitiza la costra húmeda de su memoria. Esto ocurrió, fue tan cierto como lo gritan empañados estos ojos femeninos en el video de Gloria Camiruaga. Fue cierto y a quién le interesa si medio país aún no cree. Medio país prefiere no saber, no recordar que alguna noche en la casa vecina una garganta de mujer trinaba a parrillazos los estertores de su desespero. Medio país se resiste a creerlo, y quiere dar vuelta la página, mirar al futuro, hacer como que nada, soñar como que nunca. Medio país sabe porque no quiere saber, porque se hace el leso. Y aunque duela decirlo, la cercanía compinche que se llama compatriotas, la complicidad doméstica de una esposa hermana o madre que oculta a su hijo torturador, la complicidad cultural extasiada por el arte esos días de trapo negro, la farra incestuosa de la televisión y la prensa miliquera brindando con la borra fascista. Todo eso tejió la venda de individualismo que le dio visa de ciudadano legal al monstruo asesino.
Lo que muestra el video de Gloria Camiruaga es lo que se puede mostrar, oralizado por las voces deshilachadas de sus protagonistas. Apenas un retazo menstruado por el vacío abyecto de su narración. El resto, lo que sigue o lo que queda, ninguna emoción comprensiva puede ahondar en el descalabro de estos hechos, sin volver a mirar el país simuladamente democratizado en que se vive, sin volver a sentir que parte importante de su población, por miedo, seguridad o indiferencia, se tapó los oídos, cerró los ojos y asumió la venda como reemplazo a un ciclo arañado por los ecos huérfanos de su torturada contorsión

PEDRO LEMEBEL

anterior
siguiente