19 de mayo de 2001

 
Cantando con ira
.



EL grupo de rock Antileyes. Lo forman Oscar Castillo, Gabriel Pérez, José Riquelme, Manuel Riquelme y Daniel López.

El grupo musical Antileyes nos recuerda las primeras bandas de punk-rock que surgieron en Inglaterra en la década del 70, poco después del desencanto que afectó a los hippies. 'Abre tu mente' se llama la primera producción de este nuevo grupo. En la canción 'Piedras, Clavos, Molo' expresan su visión sobre el poder de los militares en Chile: "Todos estos años pidiendo libertad / toda la milicia controlando la ciudad / Los pacos corruptos nos golpean sin cesar / la puta democracia siempre al rico ayudará / Piedras clavos hay que juntar / tras la barricada hay que aguantar / duro con la repre sin transar / echa paelante sin volver atrás / pero algún día tu has de razonar. / Estamos aburridos de tanta suciedad / únete a la lucha por nuestra libertad. / Siguen estando arriba los demócratas de ayer / nosotros desde abajo / los tenemos que vencer / únete a la lucha por nuestra libertad / que sea un grito eterno / y no calle nunca más". 
Todo comenzó a principios de 1990 en el Liceo Mariano Egaña de Peñalolén, donde se conocieron Oscar Castillo y Manuel Riquelme. Comenzaron a tocar juntos pasando por varios estilos de rock, quedándose con el punk. En el camino participaron integrantes que luego tomaron otros rumbos hasta que en 1995 quedó configurada la actual nómina de Antileyes. Ellos son: Daniel López en voz, José Riquelme: batería, Oscar Castillo: guitarra; Gabriel Pérez: guitarra y Manuel Riquelme en el bajo. Los tres últimos también acompañan a López en el canto. Han realizado presentaciones en vivo junto a grupos como Attaque 77, BBS Paranoicos Los Miserables, y Fiskales Ad-Hoc entre otros. Reconocen algún grado de influencias en las bandas Descendent, Ramones, Ska-P y La Polla Récords. Manuel Riquelme tiene 28 años, trabaja en transporte de escolares y tiene dos hijos de 5 y 8 años, Francisco y Gabriela. PF conversó con este rebelde con muchas causas.
En 'Humillación laboral' dicen que en Chile no se puede criticar. ¿En qué aspectos se nota esto con mayor fuerza?
"Falta que la creación de espacios culturales para el pueblo sea un fenómeno frecuente. Se necesitan focos de instrucción que permitan a la gente tomar conciencia de una situación de adormecimiento en la que no se organizan para hacer valer sus derechos. El acceso desigual a la educación, producto de la comercialización de la misma, genera un grupo humano carente de sentido crítico. Es necesario enseñarle a la gente a hacer uso de la libertad de pensamiento para cuestionar el sistema neoliberal, que en el fondo rechazan, pero en definitiva se someten a él y no hacen nada por cambiarlo".
En 'Pueblo Feliz', invitan a una apertura mental para una revolución de antileyes contra la represión. Explíquenos este punto.
"Este país está lleno de gente que vive en las calles, niñas que se prostituyen, víctimas del sistema de salud que mueren antes de ser atendidos correctamente. La tendencia del ritmo de la vida moderna es andar lo suficientemente apurado como para no tener tiempo de mirar al prójimo. A los empresarios lo que menos les interesa son sus trabajadores. Están tan preocupados de la productividad que finalmente el ser humano que tienen al frente no es más que un recurso del cual buscan sacar el mayor beneficio por el menor costo. Para ello intentan ponerle a sus subordinados el pie encima y lo más dramático, es que en la mayoría de los casos, lo consiguen. El sistema es esencialmente represivo y no deja espacio para sentarse a reflexionar sobre qué es lo que nos está pasando. La revolución de antileyes consiste en despejar los obstáculos que impiden el debate y la verdadera libertad de expresión. Se trata de comenzar a decir basta, es necesario hacer fuerza en conjunto para detener los abusos laborales".
Relacionando esto con la canción 'Yo estaba con depresión'. ¿Creen que este mal es un flagelo del sistema?
"Pensamos que sí, es un efecto de la forma como nos vemos obligados a vivir. Muchos jóvenes quisieran ser felices y encontrar perspectivas para una vida digna, pero se enfrentan con tal cantidad de obstáculos que terminan delinquiendo. Por un lado deben buscar trabajo para que no se los catalogue de vagos, y por otro no tienen dinero para la micro. ¿Cómo buscar empleo de esa forma? Entonces corres el riesgo de sentir deseos de drogarte o delinquir. El sistema quiere tener a los seres humanos como títeres, que se muevan rápido y en la dirección que ellos necesitan, que es la de la productividad, con lo que se empieza a anular la creatividad y el trabajo se convierte en una reacción mecánica carente de sentido. Remunerada con un sueldo acuerdo con las posibilidades que ofrecen las condiciones del mercado laboral. Si la dirección de tu currículum corresponde a un barrio marginal, dan por hecho que no puedes ser otra cosa que un delincuente o drogadicto".
En 'Piedras, Clavos, Molo' dicen que la democracia sólo ayuda a los ricos. ¿Cómo se podría perfeccionar el sistema democrático para que no caiga en eso?
"Habría que sacar a los gusanos que están en el poder y reemplazarlos por colectividades que sean representativas de la sociedad. Algo como lo que ha logrado el subcomandante Marcos en Chiapas. El país debe ser conducido por gente que no se corrompa por unos cuantos millones y que sepa poner en práctica el valor de la igualdad, lo que no ha podido hacer Ricardo Lagos. Durante el gobierno militar el actual presidente de Chile fue un luchador consecuente, que se atrevió a protestar y firmó incluso una petición al poder judicial para que investigara la acción de bandas armadas dependientes de la oscura mente de los torturadores de la época. Exigió al ministro del Interior de la época que respondiera a la ciudadanía en un documento que fue iniciativa conjunta de Fernando Castillo Velasco, Radomiro Tomic, Carlos Briones, Rafael Agustín Gumucio y Fabiola Letelier, según antecedentes del libro 'Crimen bajo estado de sitio' escrito por María Olivia Monckeberg, Eugenia Camus y Pamela Jiles. Hoy tenemos a un Lagos entregado al modelo, y supervigilado por los militares. Su emblema electoral de los 200 mil empleos ha resultado ser un gran fraude. El sistema de salud sigue igual de malo. En definitiva el poder político está concentrado en manos del capital y del ejército. Lo único que se puede hacer es iniciar un cambio desde abajo, creando bibliotecas populares que alejen al pueblo de la alucinación del consumismo cuya expresión más alienante la encontramos en los malls. La televisión es otra herramienta que sirve para perpetuar el modelo ya que entrega un aporte cuya esencia profunda es algo más asqueroso que la basura podrida. Faltan mensajes lúcidos de libertad, igualdad y fraternidad, que puedan elevar la forma de sentir de la población. Hemos perdido la esencia del amor, la capacidad que tienen los niños de ver mucho más allá del materialismo, que debería conducirnos hacia una sociedad en que hombres y mujeres seamos hermanos".
Otro de los temas que preocupa a este grupo de jóvenes es el de la tercera edad. Lo dejan en evidencia en su canción 'Jubilados' que dice: 'Tantos años de servicio / tantos años de sudor / le entregamos nuestras vidas / al burgués explotador. / Mucho tiempo ha pasado / y hay muy poco que hacer / ya más viejo y cansado / yo no sirvo como ayer. / Hoy mis sueños se frustraron / al recibir la pensión / la guardé en un pañuelo / hay que gran desilusión. / Estamos hartos de ustedes / no queremos más mentiras / con sus robos y sus fraudes / acabaron nuestras vidas. / Jubilados del país / hoy tenemos que luchar / sueldos justos, no miserias / en la Alameda hay que marchar.
¿Qué les parece el rol que han tenido los gobiernos de la Concertación frente a los jubilados?
"El neoliberalismo con su Banco Mundial y FMI dejó a los jubilados esperando eternamente. Los tres gobiernos 'democráticos', fueron aplaudidos por el BID que no es otra cosa que una de las garrapatas de América. En términos estructurales y bastante prácticos, desde 1990 a la fecha, por los jubilados no se ha hecho nada. Las empresas aseguradoras de fondos de pensiones hacen negocio redondo con el ahorro obligatorio que succionan del sudor ajeno y tenemos jubilados que ganan 30 mil pesos al mes. Sería bueno que este gobierno y los próximos, no los destruyan más. Las leyes protegen a los ricos, dentro de los que se incluyen los parlamentarios que faltan al Congreso. Si un ciudadano común que gana cien mil pesos al mes o menos (porque una cosa es el sueldo mínimo legal y otra la práctica), falta al trabajo tres días seguidos lo cortan. En cambio los miembros del poder legislativo pueden hacerlo impunemente. Lo único que falta para que las cosas sean exactamente igual que en la época de la dictadura militar es que empiecen a desaparecer personas. El arcoiris de la Concertación se está destiñendo rápidamente".
En la carátula de su último disco plantean que la vivienda es un derecho. Ustedes apoyan una toma en Peñalolén. ¿Cómo ha sido esta experiencia?
"El gobierno no ha hecho nada por el problema de la vivienda, aparte de descontarle un mes a quienes tiene los dividendos al día, pero los que están en problemas son los que no han pagado. Al interior de la toma funciona una radio de cobertura mínima, en el 98.9 FM, que transmite los fines de semana. Funcionamos sin computador, fax ni teléfono. Pero es un medio de comunicación que expresa la voz de pueblo. Tenemos un programa que se llama 'Alzando Voces', en que se puede escuchar una diversidad muy amplia de temas musicales que tienen por nexo el valor de la democracia y la igualdad. Creemos que el Estado debería velar porque nadie no tenga dónde vivir. Esto con el actual modelo se ve muy lejano"


JEAN PAUL OYARZUN

anterior
siguiente