Edición 539
Portada
Inicio
Tradución
Favoritos
Recomendar Página
Cartas al Director
 
Libro de Visitas
Firma el libro de visitas Firmar el Libro
Este es el punto donde dejan su firma quienes visitan este sitio.
.
Ediciones Anteriores
.
En esta Edición
A 30 años del golpe y al inicio del fin de la Concertación
La hora de una alternativa
Colombia
Colombia se hunde en la violencia
Mauricio Rosencof, ex tupamaro
El archivo del dolor
Guillermo García Ponce, dirigente venezolano
“Nos falta el partido de la revolución”
ELENA CAFFARENA
La emancipación
de la mujer
MUJERES
MUJERES AL ROJO VIVO 
Mi abuela...
Mi abuela cumple cien años
Carmen Lazo:
“Lagos no puede nombrar
a dedo al presidente del PS”
El escándalo Inverlink remece al gobierno y al mercado financiero 
La delgada línea roja entre política y negocios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Guillermo García Ponce, dirigente venezolano

"Nos falta el partido de la revolución"

Guillermo García Ponce, jefe del Comando Político de la Revolución Bolivariana -agrupación de los partidos que apoyan al gobierno del presidente Hugo Chávez- es una figura muy conocida y respetada en Venezuela. Militante comunista desde los 16 años, estuvo en la clandestinidad y en la cárcel la mayor parte de sus cuarenta y dos años en el PC. Fue fundador de la Juventud Comunista y miembro del buró político de ese partido. Participó en la fundación de la Junta Patriótica que encabezó la insurrección de 1958, que derrocó a la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. Fue electo durante tres períodos como diputado por Caracas. En la década de los 60 participó en la lucha armada e integró el estado mayor de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (Faln). Estuvo cinco años encarcelado en la prisión militar de San Carlos, de la que se fugó en 1968. A finales de los 70, se dividió el Partido Comunista venezolano y García Ponce fundó otro partido, la Nueva Alternativa.

GUILLERMO García Ponce, ex dirigente comunista y actual jefe del Comando Político de la Revolución Bolivariana.

En años recientes fue coordinador del Polo Patriótico -que impulsó la campaña presidencial de Hugo Chávez- y fue elegido diputado a la Asamblea Nacional Constituyente que elaboró la actual Constitución Bolivariana.
Entrevistado por PF, Guillermo García Ponce se refirió al trasfondo de la coyuntura política venezolana.
¿Cuál es la situación actual en Venezuela?
"Los sectores golpistas y neofascistas de la ultra derecha han recibido una dura derrota. En la continuación de una estrategia dirigida a derrocar al gobierno democrático del presidente Hugo Chávez Frías y restaurar la vieja política, la alianza conformada por los grupos más reaccionarios de la cúpula empresarial y los restos de la mafia sindicalera a su servicio, llevaron a cabo un intento por paralizar la vida del país a partir del pasado 12 de diciembre. A esta conspiración se incorporaron los gerentes de la empresa nacional petrolera (PDVSA). El plan era estrangular la economía del país. Como no lograron sumar a la masa obrera, pretendieron imponerse por la fuerza mediante una ola de sabotajes y atentados terroristas, causando grandes daños a las instalaciones petroleras, principalmente a las refinerías. Además obligaron a cerrar las universidades y escuelas y los patronos despidieron a los obreros de las fábricas y empresas. Simultáneamente, intensificaron una verdadera guerra contra el gobierno bolivariano a través de las televisoras y los diarios. Asimismo, lanzaron a miles de mujeres y jóvenes de las clases acomodadas a la calle, a tocar cacerolas y obstruir el tránsito. En este marco, los golpistas y neofascistas daban por seguro el derrocamiento de Chávez y la instalación de una dictadura patronal. Fue una repetición del golpe del 11 de abril del 2002 pero con otros procedimientos. El presidente Chávez enfrentó resueltamente esta confabulación y la derrotó apoyándose en la movilización del pueblo y de las Fuerzas Armadas. Ahora, el gobierno bolivariano es más fuerte y la ultraderecha se ha debilitada. Es importante destacar que no fue necesario ni siquiera declarar el estado de emergencia, ni suspender las garantías constitucionales".
¿Qué ganó el gobierno? ¿Qué ganó la oposición?
"Como resultado de la dura y prolongada confrontación de diciembre y enero, el gobierno bolivariano ganó mucho. En primer lugar, se consolidó el apoyo de la fuerza armada al proceso democrático y constitucional, lo que es muy importante porque uno de los requisitos fundamentales de la Revolución Bolivariana es mantener y consolidar la unidad pueblo-fuerza armada; segundo, logramos rescatar la industria petrolera para los intereses nacionales. Ciertamente, la industria petrolera había sido nacionalizada en 1976, pero, a nivel de la nómina ejecutiva y de la gerencia mayor quedó una mentalidad neocolonial. De manera que fue una nacionalización parcial. Los gerentes continuaron actuando en función de los intereses norteamericanos. Además, se convirtieron en una casta depredadora que devoraba la renta petrolera con altos sueldos y obscenos privilegios, en detrimento de los tributos correspondientes a la Tesorería Nacional. Basta citar una cifra: en 1976, el sector petrolero aportaba el 80 por ciento de sus ingresos al Estado; en el 2001, sólo el 20 por ciento. Cabe destacar, para dar una idea de la profundidad de la penetración de las ideas antinacionales en el sector petrolero y la descomposición de sus grupos gerenciales, que ha sido necesario despedir alrededor de nueve mil empleados de la nómina ejecutiva mayor a fin de limpiarla de 'quinta columnistas' y garantizar el control por parte del Estado. En tercer lugar, para la inmensa mayoría de la población quedó en evidencia el carácter antinacional de los sectores golpistas y neofascistas y finalmente, se ha producido una escisión en la oposición, que debe acentuarse en el futuro político venezolano.
¿Qué ganó la oposición? La conformación del llamado 'Grupo de Amigos de Venezuela' que, con la excepción de Brasil, está integrado por gobiernos abiertamente a favor de los enemigos de Venezuela y del presidente Chávez. ¿Es que acaso no sabemos bien que el gobierno del Sr. Aznar reconoció al gobierno usurpador surgido del golpe de Estado del 11 de abril? ¿Es que acaso no sabemos de qué lado se inclina el gobierno del Sr. Fox? Ni que se diga del gobierno del Sr. Bush, tutor y financista del complot contra el presidente Chávez. ¡Qué clase de 'amigos'! Es evidente que cuando los golpistas del interior de Venezuela estaban derrotados, la conspiración internacional les lanzó un salvavidas. Esa es su ganancia, si así puede llamarse. Sin embargo, nadie puede dudar: la Revolución Bolivariana no capitulará, ni aun ante el poder de sus enemigos internacionales".

UNA REVOLUCION VERDADERA

El proceso que tiene lugar en Venezuela, ¿es una revolución?
"Cuando se enjuicia al proceso venezolano desde afuera, es importante tomar en consideración algunos elementos que no siempre están a la mano. Digamos que uno de ellos es ese conjunto abigarrado de originalidades y particularidades que se ha dado en el 'caso' Chávez y en el movimiento bolivariano, tal vez no repetibles en otros escenarios. El espacio de Punto Final no me permite extenderme sobre este aspecto que está muy relacionado con el contenido de la pregunta. Debe tenerse también en cuenta la juventud de la Revolución Bolivariana. Apenas cuatro años, todos cargados de acelerados acontecimientos. La contrarrevolución no nos ha dejado ni un día de descanso. Finalmente, hablamos de 'proceso'. Lo que ocurre en Venezuela es un proceso, es decir, es algo en movimiento, que se desarrolla, que no ha finalizado. Entender todos estos factores es difícil. Por eso, no puede medirse a la revolución venezolana con las normas de los textos clásicos. Para nosotros, los revolucionarios venezolanos, la erradicación del poder de la vieja política, de los viejos partidos y de la tutela norteamericana son suficiente para dar ese membrete a la Revolución Bolivariana. Esta joven revolución, encabezada por el presidente Chávez, tiene aún mucho que hacer en el campo social y económico. Estamos seguros que avanzará y se profundizará al calor de la confrontación con sus enemigos y a la fuerza y profundidad que logren alcanzar la organización, la unidad y la consciencia del pueblo venezolano. Nos guiamos por el pensamiento de Bolívar: 'Debemos triunfar por el camino de la revolución y no por otro'".
¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades del gobierno del presidente Chávez?
"¿Las fortalezas? Para mencionar algunas de las más importantes:
-La voluntad del pueblo venezolano que, pese a las dificultades, no quiere volver al pasado de injusticias, enriquecimiento y corrupción de la vieja política, de exclusión social y sectario monopolio partidista del poder.
-El liderazgo del presidente Chávez, cuya identificación con el pueblo y su dedicación a los intereses populares lo han instalado en el seno de las mayorías.
-El respaldo de las Fuerzas Armadas, cuyos cuadros fundamentales han asumido la defensa de las instituciones.
-El carácter democrático, constitucional y legítimo del gobierno. Su respeto por los derechos humanos y las garantías de los ciudadanos.
-En lo económico, la renacionalización de la industria petrolera. Su inserción en la soberanía, después de la derrota de los golpistas, nos permitirá contar con mejores ingresos para reconstruir y diversificar la economía -para que no depende de un solo producto de exportación- y fortalecer los recursos en manos del Estado a fin de desarrollar los amplios programas sociales de la Revolución Bolivariana.
¿Debilidades? La principal debilidad del proceso revolucionario es la ausencia del partido de la revolución. ¿Qué quiero decir? Tenemos en Venezuela muchos partidos revolucionarios que apoyan el proceso, pero carecemos de uno capaz de unificar a todos. El gobierno carece de un centro de dirección y de masas en la calle, que unifique los esfuerzos y los recursos de todos los revolucionarios. La ausencia de un único partido de los revolucionarios y patriotas debilita la acción del gobierno en todas las áreas y es una rémora en el proceso revolucionario. Evidentemente, es parte de la herencia de la vieja cultura política (sectarismo, protagonismo, personalismo) que no hemos podido desterrar.
Podría citar otras grandes debilidades: La carencia de cuadros maduros, experimentados, fuertes ideológicamente, consecuencia de la juventud del proceso revolucionario y también del daño causado por las tesis socialdemócratas de derecha, pregonadas por Teodoro Petkoff en el seno del movimiento revolucionario en los años 70 y 80 y culpables, en gran medida, de la descomposición de centenares de cuadros que hoy estarían en las primeras filas.
Por supuesto es necesario decir también, que la economía venezolana es muy vulnerable a la presión de los factores internacionales enemigos de la revolución. Los recursos fiscales -y en general la vida económica nacional- dependen de la exportación de petróleo. Esta es una terrible debilidad".
¿A qué se debe el apoyo popular al presidente Chávez?
"El presidente Chávez ha logrado interpretar el sentir y las demandas del pueblo venezolano, especialmente de los sectores más pobres, excluidos y marginados. Las escuelas bolivarianas, donde se da alimento a los niños, la entrega de títulos de propiedad de las tierras urbanas y rurales, los programas de créditos a los pobres, el próximo establecimiento de la seguridad social y una Constitución que garantiza una democracia participativa y protagónica, son algunas de las conquistas del pueblo venezolano. Además, ahora tenemos, por primera vez, una política exterior verdaderamente independiente y la Constitución prohíbe la privatización de la industria petrolera".
¿Cuál es el papel de las Fuerzas Armadas?
"Sin el apoyo de las Fuerzas Armadas no existiera la Revolución Bolivariana. La participación de la fuerza armada fue decisiva para derrotar el golpe de Estado del 11 de abril y, ahora, para sofocar la acción terrorista en la industria petrolera".

NECESIDAD DEL PARTIDO

¿Existe retraso en la organización social y política?
"Debido a la fragmentación del movimiento revolucionario (una herencia del pasado que no hemos podido superar) existen serias fallas en la organización popular. A los Círculos Bolivarianos se han afiliado más de dos millones quinientos mil venezolanas y venezolanos. Sin embargo, aún no hemos podido dar a éstos estabilidad y permanencia. Los partidos políticos revolucionarios no han podido formar una sólida estructura de base. Siguen siendo, en cierta manera, aparatos electorales con organización a nivel de dirigencia alta y media, pero muy débiles en la base. Durante los cuarenta años de dominio de la vieja política se perdió mucho el concepto de la organización por la base. En gran medida, a consecuencia del debilitamiento ideológico y la tendencia a dar prioridad a las tareas electorales y la actividad parlamentaria. La cultura de la vieja política pervirtió la actividad partidista, la convirtió en clientelismo electoral, en lucha burocrática. Ahora están surgiendo centenares de nuevas organizaciones populares, entre ellas los Círculos Bolivarianos, al calor de la lucha política, a pesar de la ausencia del partido de la revolución".
¿A qué se debe la debilidad en sectores como el sindical, estudiantil, etc.?
"Hubo un tiempo en que la Izquierda ejercía una influencia decisiva en el movimiento sindical y estudiantil. En la década de los sesenta, los gobiernos de la vieja política ganaron el control mediante asesinatos, desapariciones, sobornos y la ilegalización de los sindicatos. Surgieron la CTV y las federaciones sindicales dominadas por el anticomunismo y los aparatos policiales al servicio de los patronos y de las mafias. Se liquidó la democracia sindical. La mayoría de los trabajadores dieron la espalda a los sindicatos. Pero, también es necesario reconocer que la Izquierda abandonó el trabajo sindical por la base.
Ahora estamos en la tarea de refundar un nuevo movimiento sindical. Una muestra de los progresos que hace la Revolución Bolivariana en el campo obrero es, en primer lugar, que los trabajadores no se sumaron al 'paro cívico golpista' y, en segundo lugar, que la normalización en la industria petrolera, después de la ola de sabotajes y atentados terroristas, fue posible gracias al esfuerzo de 26 mil obreros petroleros, que se mantuvieron fieles al país".
¿Es necesario un partido revolucionario en Venezuela?
"Es una necesidad inaplazable la unidad en un partido de todas las fuerzas revolucionarias venezolanas. Marchamos en ese rumbo, convencidos que la Revolución Bolivariana requiere un solo centro de dirección para que no se debilite el proceso revolucionario y se dé ventaja a la contrarrevolución. La ausencia de un solo partido de la revolución, producto de la fusión de todas las organizaciones revolucionarias, se explica por la juventud de la Revolución Bolivariana, que no ha completado aún su aprendizaje político, y por la sobrevivencia de lacras de la vieja cultura partidista. Estoy seguro que superaremos todos los obstáculos y lograremos crear el partido unido de la revolución. En esa dirección trabaja el presidente Chávez".
¿Ha cambiado el mapa político latinoamericano?
"Sin duda alguna el mapa político está cambiando. Las victorias populares en Brasil y Ecuador son un claro indicio de la voluntad de nuestros pueblos. Los venezolanos estamos ansiosos de otras victorias porque sabemos que nuestro proceso no puede estar aislado del resto del continente. El principal enemigo de Venezuela está en la conspiración internacional, tutelada por los círculos más agresivos de Estados Unidos que buscan aislar y aplastar la Revolución Bolivariana para apoderarse de nuestro petróleo, entre otros objetivos"

PEDRO FERNANDEZ
En Caracas

Si te gustó esta página... Recomiéndala