Buscar con Google

Edición 543
Portada
Inicio
Tradución
Favoritos
Recomendar Página
Cartas al Director
 
Libro de Visitas
  Firma el libro de visitas Firmar el Libro
Este es el punto donde dejan su firma quienes visitan este sitio.
.
Ediciones Anteriores
.
En esta Edición
Editorial
“el hombre es un lobo para el hombre”
Los Intelectuales
y la Dominacion
Desde hace días leo sin cesar documentos escritos para el público por intelectuales que hacen críticas al gobierno cubano
Este mundo
ancho y ajeno
Nunca la humanidad tuvo tantos medios para transformar el mundo

El mundo en poder de Estados Unidos

Cuba está en grave peligro, advierte ex embajador de Chile en Washington
TLC
El machismo en el TLC
Zapatistas
Zapatistas revelan
su historia
EVO MORALES
LA HOJA DE COCA, UNA BANDERA DE LUCHA
Escuela Karelmapu
La cara oculta de
la prueba Simce
Fuerza Social
Congreso de la
Alternativa Social

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Danza con lobos

Plauto, el poeta romano, inmortalizó aquello de que “el hombre es un lobo para el hombre”. Tenía sus razones: estuvo años como un burro dándole vueltas a la rueda del molino de un panadero. Ni siquiera imaginaba que el capitalismo haría realidad universal su amarga sentencia. Sin embargo, donde sus palabras adquieren una terrible validez es en la política y sobre todo en la política chilena. En nuestra política el hombre se convierte en un lobo feroz sobre todo cuando disputa con sus propios hermanos. En la Izquierda -término que hoy abarca un vasto e indefinido archipiélago de islas, islotes, callos y promontorios ideológicos-, el hombre convertido en lobo, alcanza niveles de degradación que podrían aterrar hasta al más curtido en luchas políticas e ideológicas. Cuando las cavernas del sectarismo y el dogmatismo se abren, entre humos fragorosos, los lobos devoradores de hombres escapan en tropel. Nada ni nadie los puede contener. Van por ahí, destruyéndolo todo: honras, principios, ideales, vidas privadas, afectos, amores, sueños y anhelos, y de paso destruyen los proyectos que intentan devolver a la vida a una Izquierda ya exhausta por sus propias divisiones y rencores.
Todo lo anterior a propósito de los casos de la ministra de Defensa Nacional, Michelle Bachelet, socialista, y de Jorge Pavez Urrutia, presidente del Colegio de Profesores, comunista. Ambos son protagonistas involuntarios de estruendosos episodios políticos. Se ha pretendido aniquilarlos pero a los “tiradores escogidos” les ha salido el tiro por la culata. Hoy la ministra Bachelet es más popular que antes y Pavez tiene más respaldo, si cabe, en el Colegio de Profesores y en la opinión pública. Ambos ya “pintan” como candidatos presidenciales de diferentes corrientes de la opinión progresista y democrática y en Chile esto es el non plus ultra de la popularidad política, efecto no pensado por los autores de los ataques.
En ambos casos las maniobras surgieron de una Izquierda cavernaria que no razona y cuyas odiosidades le permiten percibir sólo retazos de la realidad. Esos sectores han perdido la visión de conjunto, la riqueza dialéctica de la política y de sus objetivos, o sea han olvidado el abecé de una política revolucionaria acumulativa de fuerzas.
A Michelle Bachelet quisieron destruirla con una maniobra urdida en los sótanos (un decir, porque seguramente se trata de un pent-house) de los servicios de inteligencia. El instrumento fue una revistilla de escasa circulación que cumple su infame labor financiada por una millonaria publicidad. La delación, que incluso afectó la vida privada de la ministra, fue amplificada por la máquina de prensa, radio y televisión derechista, que habitualmente repite hasta el infinito el material que fabrican el Qué Pasa y los servicios de seguridad. El objetivo era abrir nuevos forados bajo la línea de flotación de una Concertación que navega a la deriva.
A Jorge Pavez han querido hacerlo añicos con rumores y acusaciones que no resisten ningún examen. Intentan destruirlo moralmente -con acusaciones ruines- porque él defiende la idea, compartida por muchos, de que las organizaciones sociales deben levantar su propia alternativa de gobernabilidad. Para muchos, en especial para los sectores dominantes de la economía y la política, esta es una tesis muy peligrosa: intenta traspasar el poder de decisión a las grandes mayorías, al pueblo constituido en asamblea. Los ciudadanos ya no se conforman con delegar representación y creen que la participación es la forma superior y esencial de la democracia. Pavez es uno de los voceros de la Fuerza Social y Democrática que defiende esos principios. En la FSD existe pluralismo y jamás se le pidió a Pavez ni a nadie que renunciara a su militancia partidaria. La forma en que se le persigue, desenterrando cualquier basura para descalificarlo, resulta tan repugnante como la delación que afectó a Michelle Bachelet.
Estas operaciones, en rigor, no son maniobras políticas. Sólo puede explicarlas el odio, que es enemigo mortal de la razón, pilar del análisis político. Hasta hoy nadie ha logrado encontrar una explicación razonable para el ataque a la ministra de Defensa. Lo mismo sucede con las acusaciones a Pavez. Es imposible pensar que los responsables de estas operaciones no se den cuenta de lo que hacen. Han intentado minar el piso de figuras muy respetables que representan a corrientes importantes de la Izquierda chilena. Michelle Bachelet, eventual candidata presidencial de la Concertación, milita en un partido con el cual simpatizan sectores populares que manifiestan desacuerdo con la derechización del gobierno de Ricardo Lagos. El PS está condenado a quedar aislado o a sufrir importantes fracturas. En cualquier variante, las bases socialistas deben ser consideradas aliadas de un proyecto antineoliberal. Los llamados a los socialistas a participar en una alternativa de gobernabilidad para cambiar la Constitución del 80 y el modelo económico, no pueden cesar. Lo mismo con otros sectores desengañados de la Concertación. Todos deben ser considerados en un proyecto alternativo serio y responsable. Esto es lo que representa la Fuerza Social y Democrática en que participan dirigentes sociales que creen que el pluralismo y la diversidad pueden comprometerse en un proyecto común de justicia social y democracia participativa. De la FSD, sin duda, surgirá una alternativa de gobernabilidad que atraerá apoyo popular y que tendrá que dialogar con sectores progresistas como los que, a regañadientes, reconocen identidad política en el Partido Socialista.
Las operaciones destructivas de imagen pública, aunque no han surtido efectos, causan daño a las propuestas destinadas a cerrar el paso a la derecha. Producen desconfianza y resquemores, y retrasan la convergencia que necesita una alternativa popular.
Es dudoso, sin embargo, que repercusiones tan complejas hayan estado en los cálculos de quienes promovieron estas operaciones. Ellas revelan una reflexión muy tosca y primitiva, incapaz de percibir el efecto de sus propias acciones. Aunque los hombres-lobos siguen sueltos en la Izquierda, están perdiendo capacidad de cobrar víctimas. Michelle Bachelet y Jorge Pavez, al menos, han salido airosos de la prueba

MANUEL CABIESES DONOSO

Por la construcción de un movimiento social amplio,
tolerante y unitario

Somos estudiantes y egresados de la Universidad de Chile, que hemos aportado, desde nuestros espacios, al desarrollo de un proyecto político alternativo al modelo imperante. Lo hemos hecho en conjunto, tanto independientes como militantes de partidos políticos, sin renunciar a nuestros principios e ideales, no siempre compartidos.
Frente a un escenario nacional que provoca la dispersión de las fuerzas contrarias a las políticas desarrolladas tanto por la derecha como por la Concertación, vemos la necesidad imperiosa de aunar esfuerzos en un movimiento social de alcance nacional. Un movimiento social que logre unificar la lucha por un modelo justo y democrático que reemplace al neoliberalismo, impulsado por las grandes potencias económicas, y que integre tanto a independientes como a miembros de distintas agrupaciones políticas.
Con este propósito, hacemos un llamado a quienes comparten nuestras esperanzas e inquietudes a sumarse a este movimiento, denominado Fuerza Social y Democrática, y a construir, desde éste, un proyecto político unitario, que se convierta en alternativa real de gobierno futuro.
Adherimos con convicción al manifiesto fundador de Fuerza Social y Democrática, y nos comprometemos a aportar, desde el mundo estudiantil, a la validación de la política como manifestación de la realidad social.
Porque hoy, más que nunca, es necesario que quienes soñamos con un mundo mejor, dejemos de lado nuestras diferencias y construyamos a partir de nuestras coincidencias la fuerza que cambiará el actual estado de las cosas y que nos permitirá la construcción del Chile que queremos

JULIO LIRA, presidente Fech 2003; RODRIGO BUSTOS, presidente Fech 2002; IVAN MLYNARZ, presidente Fech 99, 2001; ALVARO CABRERA, presidente Fech 2000; RODRIGO ROCO, presidente Fech 96, 97; RODRIGO CAIMANQUE, vicepresidente Fech 2003; RODRIGO HENRIQUEZ, vicepresidente Fech 2002; LESLIE CALDERON, vicepresidente Fech 2001; MONICA MANRIQUEZ, secretaria ejecutiva Fech 2002; SEBASTIAN TRONCOSO, presidente Arquitectura 2002; RODOLFO CORNEJO, presidente Derecho 2002; ANTONIA ROZAS, presidente Bachillerato 2001; BEATRIZ VELASQUEZ, presidente Medicina Centro 2002; MABEL VARGAS, presidente Filosofía y Humanidades 99; DANIELA HERING, vicepresidente Medicina 2001; FERNANDO MOLINA, vicepresidente Derecho 2000; AMANDA DURAN, presidente Plan Común-Ingeniería 98; JERONIMO VERDUGO, consejero Fech 2003; MAURICIO DURAN, consejero Fech 2003; MATIAS MLYNARZ, consejero Fech 2003; DAVID MOLL, consejero Fech 2000-2003; FELIPE GARCIA, consejero Fech 2002; DANIELA CASTILLO, consejera Fech 2002; GONZALO FIGUEROA, consejero Fech 2001; MAURICIO TORREALBA, consejero Fech 98; PABLO GONZALEZ, represente de la DBE 2002-2003; CRISTIAN TORREALBA, Consejo Normativo Transitorio 99-2001; SCARLETT VASQUEZ, comisión de Proyecto Institucional 97-99; OSCAR SERRANO, vocal Ingeniería 99; MAURICIO VASQUEZ, vocal Ingeniería 2001; VICTOR GONZALEZ, vocal Ingeniería 2000; SEBASTIAN KRALJEVICH, secretario Finanzas Fech 99; NICOLAS OZIMICA, estudiante Ing. Civil; JAVIER SANDOVAL, estudiante Ing. Civil.

Si te gustó esta página... Recomiéndala