Buscar con Google

Edición 547
Portada
Inicio
Tradución
Favoritos
Recomendar Página
Cartas al Director
 
Libro de Visitas
  Firma el libro de visitas Firmar el Libro
Este es el punto donde dejan su firma quienes visitan este sitio.
.
Ediciones Anteriores
.
En esta Edición
EJERCITO MACABRO
 “VUESTROS NOMBRES, VALIENTES SOLDADOS...”
Coordinadora de sindicatos del grupo Luksic
Congreso en La Serena
Hacia el Estatuto
del Periodista

Senador Lavandero denuncia a transnacionales del cobre

LA GRAN FUGA
DE IMPUESTOS
Con “El Diantre”
Lo que viene el 13 de agosto
Paro nacional y protesta social
Donación de obras de arte
PINTORES SOLIDARIZAN
CON ”PUNTO FINAL”
Helmut Frenz:
“Soy del partido de los
oprimidos y torturados”

Rafael Maroto

a diez años de su muerte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con “El Diantre”

Entrevista en verso

Nacido en Curacaví, Carlos Muñoz Aguilera, “El Diantre”, es un poeta popular de gran ingenio. Durante los años 80 se afincó en Valparaíso, donde comenzó a difundir la décima espinela. Ha participado en distintos encuentros de poesía y canto en Chile y en el extranjero, recorriendo México y Brasil. Destacada ha sido su labor artística en peñas de solidaridad, actos públicos y en sindicatos. Entre sus obras publicadas encontramos Ni güelta que darle, 1993; Con pelos y señales, 1994; Salvemos el planeta en 24 idiomas, 1995; A rienda suelta, 1996; Arrastrando el poncho, 1998; Al pie ’e la letra, 1999; Cuadernillos con selección de décimas, 2000. Desde 1996 a 1998 sus poemas fueron reproducidos en afiches para los paraderos de micros del puerto. Punto Final ha publicado en varias ocasiones sus décimas sobre temas de actualidad. Ahora PF conversó con Carlos Muñoz Aguilera acerca de su trabajo poético y su compromiso social.

Al parecer usted ancló definitivamente en Valparaíso, ¿o el puerto ancló en usted?
“Vice… y verso.
Al fin de tanto rodar
Anclé en Valparaíso
El destino así lo quiso
Que aquí viniera a encallar
Agarré fama al crear
Por historia y acontecimientos
Soy un cronista en el puerto
Muchos versos he difundido
Y mis raíces no he perdido
Aunque viva en el cemento.
Lo mío con Valparaíso es como un amor simbiótico”.
¿Cómo se siente a treinta años del golpe, sigue vivito y coleando con sus décimas?
“Me siento como el primer día, porque sigo y seguimos siendo golpeados por hechos que debieran haberse resuelto hace rato. La décima ha sido mi herramienta de compromiso con la denuncia de esta vitalicia realidad y de los que la representan”.
Usted autoedita sus publicaciones (Ediciones Luz Propia), ¿las grandes editoriales no se interesan por difundir la poesía popular?
“Mire, como dijo don Atahualpa: hay muchos que quieren llenar el saco con lo que otros han pensa’o. En mi caso la luz es propia y no estoy pa’ que me la re-corten”.
¿Considera vigente la poesía popular? ¿Tiene aceptación entre el público de hoy?
“Más que vigente. He estado metido con un cuantoai de poetas en diferentes lugares. Entre la juventud desde la básica pa’llá. Cuicos, lanas, locos, intelectuales, pobladores, sindicalistas, campesinos, todos los medios de comunicación y donde haya lectura. Donde pululan los ‘neologistas’ es grito y… grito. Pa’ que le digo más”.
Usted también ha estado en el extranjero. ¿Cómo fue su experiencia al contacto con otras culturas de raigambre popular? ¿En países como México o Brasil, existe mayor reconocimiento a este tipo de poesía?
“Mi experiencia en otros países como México, Brasil o Perú fue muy interesante. Sobre todo en Perú, donde se cultiva mucho la décima espinela.
Nicomedes Santa Cruz les ha dejado un gran legado. En Brasil encontré la literatura de cordel, similar a lo que fue la Lira Popular chilena.
En México, los cultores de la poesía en décimas se encuentran en el puerto de Veracruz. En ese país tuve oportunidad de publicar en El Machete Arte, periódico popular.
Es bien sabido que estos pueblos tienen una identidad más clara que la nuestra y las expresiones populares tienen mayor reconocimiento. Ni pariente aquí”.
Como dice el título de uno de sus libros, ¿usted hace patria en todos lados?
“El mundo es un pañuelo… y a veces los mocos se juntan.
El que se cree gallo, canta en cualquier parte”.

CHILE HOY

En sus textos reivindica, además de lo popular y cotidiano, las luchas de los trabajadores. ¿Cómo ve hoy el desarrollo de esas luchas sociales?
“Como las tristes. Ahora los trabajadores trabajan el doble y les pagan un moco. Encima, el ‘Mamin’ quiere que trabajen hasta el día domingo. Si seguimos así, vamos a llegar al tiempo de la galleta, cuando se trabajaba de sol a sol y los futres pagaban con una galleta y no se podía estudiar, porque los mismos futres decían que nos podíamos enfermar del celebro.
En consecuencia, los viejos conocían la ‘o’ porque era redonda y la ‘a’ porque era tabliá. Yo lo viví en carne propia”.
Una de las gracias de la poesía popular es su tono picaresco y el humor. ¿Es una manera de poner algo de alegría a la crítica, de poner una sonrisa, por lo menos, en los padecimientos del pueblo?
“Yo creo que sí, pa’ qué nos vamos a cortar las venas. El pueblo tiene la sabiduría de reciclar la mala onda y hacerla rebotar en la propia integridad o amor propio. Es un signo de inteligencia emocional que te permite vivir lo negativo sin que logre amargarte.
El ingenio es un gran poder”.
Muchos de sus dardos apuntan a los políticos, a la hipocresía nacional y a la Concertación. ¿Qué llegó a Chile tras el Sí y el No: democracia, poderes fácticos, sobresueldos o frivolidad?
“De un to’o. La Oficina remplazó a la CNI. La Corfo, Inverlink, Gate, MOP, remplazaron a la CutuFF.AA.
Tanto luchar para esto
Puchas que da indignación
De ver tanta corrupción
Y bribones deshonestos
Todo el pueblo está molesto
Y se siente estafado
Mejor dicho defraudado
Por algunos compañeros
¡Cáfila de cogoteros,
sinvergüenzas y descarados!
Brindis
Protestan los pacifistas
Mineros y pobladores
Médicos y profesores
También los ecologistas
Este sistema egoísta
Que dejó la dictadura
Hasta el momento perdura
Por eso está la escoba
Las huelgas están de moda
También las sinvergüenzuras.
Cueca
El pueblo fue estafado
Con la famosa alegría
Han pasado doce abriles
Y sigue la cesantía.

El modelo es el mismo
Cambió la cara
Sigue el pobre más pobre
Las cosas caras.

Las cosas caras, ay sí
Bajó el salario
Tenemos un gobierno
De empresarios.

Queremos democracia
No plutocracia”.

VERSOS PA’L MUNDO

¿Se puede sobrevivir en nuestro país como cantor popular?
“Es más difícil que pescarle el culo a un ánima. No es fácil, es una lucha salir cada día a vender mis libros pa’ parar la olla y trasnochar en los bares hasta que las velas no ardan. Y uno que ni fuma siquiera, termino más ahumado que jamón serrano”.
El gobierno hace tiempo que viene hablando de “institucionalizar la cultura”. ¿En su opinión, se puede institucionalizar la cultura popular?
En el plano ’e la cultura
es mejor no conversar
al artista popular
no se le da cobertura
trabajamos por las puras
pa’ lograr la democracia
y aunque les cause gracia
la opinión de este poeta
a los artistas proletas
no les dieron ni las gracias.
El gobierno ofrece espacios, una ventanita para darte a conocer, algo pa’ picar y si picai trabajai pa’ ellos, por los aplausos no más y por amor… cantan las aves.
La creación es un trabajo que debe ser paga’o. La cultura popular es eso, y nadie la lleva. Así que no se anden inventando cuentos.
Al final pa’ redondear
Le digo a los cantores
A los poetas y actores
Que no se dejen usar
El artista popular
Merece un trato digno
Y si es que no nos unimos
Nos seguirán explotando.
¡Basta de seguir actuando
por una empan’a y un vino!”
Finalmente, un mensaje para los lectores de “Punto Final”, cantado por supuesto.
A los lectores del Punto
De Chile y el extranjero
Que apoyan el año entero
A este periódico culto
Va mi saludo robusto
Y como no soy pelele
Quiero que todos se enteren
Que un google me ha de hallar
Solo tienen que copiar
El Diantre punto cl
(www.eldiantre.cl)

ALEJANDRO LAVQUEN

Si te gustó esta página... Recomiéndala