Buscar con Google

Edición 547
Portada
Inicio
Tradución
Favoritos
Recomendar Página
Cartas al Director
 
Libro de Visitas
  Firma el libro de visitas Firmar el Libro
Este es el punto donde dejan su firma quienes visitan este sitio.
.
Ediciones Anteriores
.
En esta Edición
EJERCITO MACABRO
 “VUESTROS NOMBRES, VALIENTES SOLDADOS...”
Coordinadora de sindicatos del grupo Luksic
Congreso en La Serena
Hacia el Estatuto
del Periodista

Senador Lavandero denuncia a transnacionales del cobre

LA GRAN FUGA
DE IMPUESTOS
Con “El Diantre”
Lo que viene el 13 de agosto
Paro nacional y protesta social
Donación de obras de arte
PINTORES SOLIDARIZAN
CON ”PUNTO FINAL”
Helmut Frenz:
“Soy del partido de los
oprimidos y torturados”

Rafael Maroto

a diez años de su muerte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Congreso en La Serena

Hacia el Estatuto del Periodista

Pasados trece años del advenimiento de la democracia, paradojalmente, y tal como ocurre en otros ámbitos, el ejercicio de la profesión periodística sigue sometido a la lógica de la dictadura militar. La libertad de expresión, el derecho a la libertad de información y el pluralismo continúan siendo conculcados a vista y paciencia de una democracia extremadamente cauta frente a cualquier atisbo de cambiar la estructura dictatorial.
Los profesionales de la prensa se reunirán el 11 y 12 de julio en La Serena, en el XI Congreso Nacional Extraordinario del Colegio de Periodistas. Representantes de todo el país debatirán propuestas para elaborar el Estatuto del Periodista. “Nuestro objetivo es recuperar derechos y garantías sociales y laborales que los periodistas históricamente tuvimos”, señala el presidente del Colegio, Guillermo Torres Gaona, a quien Punto Final entrevistó para conocer detalles de esta importante actividad.
¿Cuáles serán los temas a tratar en el Congreso y qué importancia asigna usted al encuentro?
“El tema del Congreso es único: elaborar los contenidos de lo que hemos definido como Estatuto del Periodista para el periodismo en democracia. Nuestro objetivo es recuperar derechos y garantías sociales y laborales históricos, con el fin de asegurar una protección real de nuestra profesión y afrontar de manera resuelta los nuevos desafíos. Pretendemos que el Estatuto se transforme en ley y sea un aporte al reforzamiento de la democracia, de los derechos de los chilenos a las libertades de expresión, de opinión, a la información y al pluralismo informativo. Es importante poner coto al poder incontrarrestable de los grupos oligopólicos de la prensa escrita.
En cuanto a la relevancia del encuentro, radica en que los temas son del interés del conjunto de la sociedad. No se trata de materias orientadas por afanes corporativos egoístas, sino de lograr que nuestra profesión y nuestro gremio respondan en forma coherente a la profunda responsabilidad social y ética que tenemos. El sentido de una solidaridad amplia es esencial en nuestra institución”.
Tenemos entendido que los periodistas realizaron una discusión previa a nivel nacional, para preparar ciertos temas del Congreso relativos a los vacíos de la actual Ley de Prensa. ¿Cómo fue el proceso de debate?
“Efectivamente, hemos desarrollado un proceso de discusión, cuya mayor profundidad se logró en los departamentos especializados de Legislación y de Acción Gremial. El debate ha puesto en tensión al conjunto del Colegio, fundamentalmente a su estructura compuesta por dieciséis consejos regionales, incluida la denominada Décimocuarta Región (los periodistas que viven en el exterior). Esto se originó en diciembre último, cuando realizamos en conjunto con la presidencia de la Cámara de Diputados un seminario, al que asistieron más de ochenta periodistas de nuestros consejos regionales y un grupo significativo de estudiantes de periodismo.
Posteriormente, socializamos con los consejos regionales los textos que resumían el seminario, además de documentos que recogían la experiencia de Argentina y España. Así, cada consejo regional ha ido estructurando el debate, y paralelamente, los departamentos especializados han intercambiado los análisis y propuestas.
Estos abarcan el conjunto de problemas que nos afectan: carencia de una ley que regule el ejercicio profesional; pérdida del carácter de corporación de derecho público que tenían los colegios profesionales; necesidad de verdad, justicia y reparación para los casos de violaciones a los derechos humanos; las difíciles condiciones laborales en que se ejerce la profesión; la excesiva concentración de la propiedad de los medios de comunicación; la persistencia de normas que penalizan los llamados ‘delitos de opinión’; el peso prácticamente nulo del Estado en las políticas comunicacionales; la censura encubierta; y el alto número de escuelas universitarias, entre otros aspectos”.

TODO PARA “EL MERCURIO”
Y “LA TERCERA”

A trece años de democracia, aún no existe libre competencia en el mercado de medios de prensa escrita. Dos grandes empresas -El Mercurio y La Tercera- además del control monopólico de la distribución, reciben la “ayuda” del Estado, que les asigna más del 80 por ciento del gasto publicitario fiscal. ¿Qué preponderancia tendrá este aspecto en el debate del próximo congreso y qué medidas está desarrollando la directiva del Colegio para revertir esta situación?
“Es uno de los temas discutidos en esta etapa del Congreso respecto del cual existe una visión muy clara. En La Serena se reforzará esta perspectiva y el paso siguiente será proponer medidas concretas para enfrentarlo. Somos muy críticos de que aún persistan estos fenómenos, que reflejan un aspecto en que la democracia es muy débil. Esta situación revela además que el Estado, y en particular el gobierno, no se juegan por generar una política más justa y equitativa hacia los medios independientes o alternativos. Este punto forma parte de nuestra plataforma de lucha. Lo hemos planteado en todos los encuentros con las autoridades. Así lo hicimos en una reunión reciente con el ministro secretario general de Gobierno, Francisco Vidal, donde reiteramos nuestra petición de una distribución equitativa de la publicidad estatal. También hemos respaldado la petición de nuestro colega y consejero nacional, Manuel Cabieses, para concretar una nueva reunión de los representantes de los medios independientes con el ministro Vidal. Además, en la redacción del Estatuto del Periodista habrá propuestas para avanzar en este ámbito, sustancial para la existencia del pluralismo informativo”.
Otro tema que afecta el ejercicio de la profesión es la libertad de expresión, que sigue siendo conculcada. A la prohibición del libro de Alejandra Matus se agregan las presiones para evitar la publicación del reportaje sobre Indap, en el diario “La Nación”, que concluyó con la renuncia de varios colegas. ¿Qué acciones ha realizado el Colegio para apoyar a estos profesionales?
“Tuvimos un encuentro con el grupo de colegas que formaron parte del equipo de La Nación Domingo. Les reiteramos nuestro apoyo y conversamos sobre un proyecto que ellos tienen. Les anticipamos nuestra colaboración y veremos cómo materializarla, porque significa tomar decisiones que van más allá del ámbito institucional del Colegio. También, nos reunimos con el presidente del directorio de La Nación, a quien expresamos nuestro rechazo a la censura y pedimos el reintegro de los colegas despedidos. Además, le solicitamos que el proyecto La Nación Domingo, que abrió espacios muy interesantes con temas no abordados por la prensa escrita tradicional, siguiera adelante sin interferencias ni presiones. Lo mismo planteamos al ministro Vidal. Se nos dijo que la existencia de La Nación no está en cuestión ni tampoco su orientación para aportar a la libertad de expresión”.
¿Qué iniciativas contempla desarrollar el Colegio para revertir estas secuelas de oscurantismo informativo?
“Para revertir estas ‘secuelas de oscurantismo informativo’, debemos trabajar con el Estatuto del Periodista y mejorar nuestras relaciones con el conjunto de la sociedad. Es necesario generar un frente a favor de la libertad de expresión y del pluralismo informativo, que se oponga a la censura y las presiones de los grandes grupos económicos. Incluso, hemos planteado crear un Observatorio de la Libertad de Expresión, para que opere en torno a una estructura del Colegio de Periodistas con amplia participación de todos los sectores sociales. Este es otro de los temas estratégicos de nuestra gestión institucional”.

CESANTIA Y PRECARIEDAD LABORAL

Los periodistas, junto a abogados y sicólogos, son los profesionales más afectados por la cesantía. Además, en el caso de los profesionales de la prensa existe un alto grado de desprotección, lo que genera creciente precariedad laboral. ¿Qué factores explican esta vulnerabilidad de la profesión y qué caminos visualiza para superar esta situación?
“La vulnerabilidad de nuestra profesión está determinada por el modelo económico injusto, que afecta a gran parte de nuestra sociedad. Este modelo profundiza las desigualdades sociales y condiciona muchísimas de las políticas del gobierno. Nuestro aporte para superar esta situación pasa por definir con mayor precisión nuestra estrategia, basada en lo que será el Estatuto del Periodista, y en reforzar nuestra acción en conjunto con amplios sectores sociales afectados por el modelo. Debemos insertarnos con nuestras propias propuestas en el conjunto de las demandas insatisfechas y luchar en forma unitaria y persistente”.
¿Cuáles son los objetivos centrales que ha trazado para su mandato y cómo evalúa el trabajo desarrollado hasta el momento?
“Los objetivos centrales son dotar al Colegio de ‘una carta de navegación’, para definir nuestra estrategia y metas tras las insatisfacciones que nos dejó la Ley de Prensa; hacer las transformaciones orgánicas necesarias para recuperar fuerza institucional y reinstalarnos en la sociedad. Esta ‘carta de navegación’ la estamos culminando con la materialización de este instrumento que será el Estatuto del Periodista, que recogerá toda la experiencia de lucha que tiene el Colegio desde 1956.
En los poco más de trece meses que tiene la actual directiva, hemos dado un impulso fuerte a nuestra institución. No obstante, hay déficits: nuestra inserción limitada como entidad social en el conjunto de las luchas democráticas; y las insuficiencias a la hora de poner nuestros temas y pronunciamientos en el sistema informativo. El último aspecto, está también limitado porque rubros clave de nuestras demandas chocan con los intereses de los grandes medios de comunicación y con la agenda pública. Sin embargo, tenemos la certeza que con el Estatuto del Periodista, con el aporte de todas las generaciones de profesionales y con nuestra estructura institucional reforzada y siempre unitaria, seguiremos avanzando en nuestras luchas y aspiraciones”

MANUEL HOLZAPFEL GOTTSCHALK


Si te gustó esta página... Recomiéndala