Edición 573 - Desde el 6 al 19 de agosto de 2004
Inicio | Traduccón | Favoritos | Recomendar Página | Cartas al Director |
Buscar
Buscar con Google

Libro de Visitas
Firma el libro de visitas Firmar el Libro
Este es el punto donde dejan su firma quienes visitan este sitio.
Ediciones Anteriores
En Quioscos
En esta edición

Editorial
AGONIA DEL ROYALTY

Asesinato de un niño
Rodrigo Anfruns,
víctima de la CNI

Quien calla, otorga
Pinochet muere
en la rueda

¿Nueva conciencia al interior del modelo?

Compañeros de ruta de Enrique Correa Rebeldes con vocación de poder

Felipe Ríos
Refrescando la memoria

La gran apuesta de Chávez:
que hable el pueblo
En edición impresa
La poruña de Pinochet
o el mercado traicionado
Jorge Matute
Del sindicato a
la municipalidad

Dura respuesta de Fidel Castro a George W. Bus
UN ALCOHOLICO EN
LA CASA BLANCA

José Angel Cuevas:
“Nunca más comulgar
con ruedas de carreta”
Churchill, Hitler y Stalin
Autócratas en
nueva dimensión
COLOMBIA
Rumbo a una dictadura
CARTA ABIERTA AL GOBIERNO
Visita
Portadilla
PUNTO FINAL
Revista quincenal de asuntos políticos, informativos y culturales que publica la Sociedad Editora, Impresora y Distribuidora de Publicaciones y
Videos Punto Final S.A., San Diego 31, oficina 606, Fono-Fax: 6970615,
Casilla 13.954, Santiago 21, Santiago-Chile.


La poruña de Pinochet
o el mercado traicionado


Autor: Juan Jorge Faundes


Las millonarias cuentas en dólares de Pinochet y esposa en el Banco Riggs, así como -se sospecha- en otros bancos extranjeros y nacionales aún no identificados (según su “perfil del cliente” en el Banco Riggs su patrimonio alcanzaría a cien millones de dólares), ponen de manifiesto su traición al liberalismo -que duran-te su dictadura impuso como modelo económico- y lo elevan al rango de un didáctico y paradigmático ejemplo de corrupción. Pero seamos justos, consecuentes con el espíritu de la Reforma Procesal Penal, que ya rige en todo el país con excepción de la Región Metropolitana. Aplicaremos el principio de la presunción de inocencia: nadie es culpable mientras no exista un fallo judicial condenatorio. Por ahora, Pinochet sólo será “imputado” y de todos los delitos por corrupción que se investigan o que se deberían investigar, es un “presunto” autor. Dejemos que funcione el debido proceso. Un derecho que le asiste y que su dictadura negó sistemáticamente a los detenidos desaparecidos, ejecutados, exiliados, relegados, presos políticos y torturados. Nobleza obliga.
Recordemos los hechos: según el informe de 119 páginas que da cuenta de una investigación del Senado de Estados Unidos, el “perfil del cliente” que elaboró el Banco Riggs del ex dictador que dejó la comandancia en jefe del ejército en 1998, expresa que era cliente desde 1985 (no sólo desde su detención en Londres, como su defensa ha pretendido) y que tenía un ingreso anual de entre 150 mil y 200 mil dólares, y un patrimonio estimado entre 50 y 100 millones de dólares. Lo describe, además, como un jubilado que logró mucho éxito en su carrera y ostentó “una posición altamente rentable en ingresos por inversión”. El informe agrega que el Banco Riggs “abrió múltiples cuentas y aceptó millones de dólares en depósitos del señor Pinochet, sin investigar seriamente el origen de sus riquezas; le ayudó a establecer corporaciones extranjeras de papel y abrir cuentas a nombre de esas corporaciones para disfrazar su control de ellas; alteró los nombres de sus cuentas personales para encubrir su propiedad; transfirió US$ 1,6 millones desde Londres, mientras el señor Pinochet estaba detenido y sometido a una orden judicial para embargar sus cuentas corrientes; llevó a cabo transacciones a través de las propias cuentas del Riggs para ocultar la participación de Pinochet en algunas operaciones en efectivo; y le entregó en Chile más de US$ 1,9 millones en cheques de caja, permitiéndole obtener considerables pagos en efectivo de bancos de ese país...”.

TRAICION AL LIBERALISMO

Su traición al liberalismo es clara. Una de las características de su dictadura fue la contradictoria imposición -por la fuerza- de un modelo neoliberal a ultranza, el de la escuela neoclásica de Milton Friedman y los Chicago boys, cuyo ideal -teórico mas no histórico- es un Estado jibarizado y ajeno a la libre concurrencia, y por ende un mercado desprotegido (apertura al exterior), desregulado (liberalizado) y desestatizado (privatizado). Una teoría que supone que los operadores del mercado poseen toda la información (mercado transparente) y que se relacionan libremente y sin interferencias en razón de sus intereses individuales. No habría barreras de acceso para producir, vender o comprar, y el valor de las mercancías dependería sólo de la oferta y la demanda. Sin embargo, durante su dictadura, más que la mano invisible del mercado, pregonada por el escocés Adam Smith en el siglo XVIII para explicar “la riqueza de las naciones” (....)

(Lea este artículo completo en la edición impresa de “Punto Final”.
Compre PF, suscríbase a PF)

 

Quincenalmente, los viernes, encontrara la nueva edicion de PF en su quiosco, $800 el ejemplar


 

 

 

Volver | Imprimir | Enviar por email

 

[ Chile - Santiago ] Punto Final S.A. San Diego 31, of. 606   |    E-mails: Dirección | Webmaster