Punto Final, Nº770 – Desde el 9 al 22 de noviembre de 2012.
Documento sin título
Buscar
Ultimo Editorial
Saludos a Punto Final
Carta al director
Ediciones Anteriores.
En Quioscos
Archivo Histórico
Publicidad del Estado

El fallo de la Fiscalia

Regalo

Abogada alemana Petra Isabel Schlagenhauf:

“Colonia Dignidad aún se burla de la justicia”

 

LA abogada Petra I. Schlagenhauf en su visita a Villa Grimaldi, el centro de torturas de la dictadura militar.


La abogada Petra Isabel Schlagenhauf, quien representa a víctimas de los jerarcas de la ex Colonia Dignidad ante la justicia de Alemania, criticó la falta de voluntad política en Chile para fomentar la memoria histórica sobre los crímenes cometidos al interior del enclave emplazado en la Región del Maule. Una evidencia es que la comunidad de Villa Baviera, ex Colonia Dignidad, inauguró un hotel en sus terrenos con financiamiento estatal. “Es perverso que ahí se realice propaganda para el turismo rural, y esto encima de tantos muertos”, dice la abogada que estuvo en nuestro país.
Petra Isabel Schlagenhauf, que participó hace años en las campañas de solidaridad con Chile en Alemania, relató a PF el rol de Colonia Dignidad en coordinación con la Dina y CNI en la persecución, secuestro, tortura y desaparición de opositores a la dictadura militar. Se refirió también al sistema de esclavitud que por décadas vivieron los colonos al interior de Villa Baviera, junto con el abuso sexual hacia los niños.
¿Cómo fueron los inicios de Colonia Dignidad y su relación con la extrema derecha política de Chile?
“Colonia Dignidad se inició en 1961, cuando el líder de la secta, Paul Schäfer, decide huir de la justicia alemana por las denuncias en su contra de abuso de menores. Traslada la secta y sus instalaciones a Chile. Schäfer se vincula con las autoridades locales, la policía, los jueces, los latifundistas, la gente importante de la zona. Esa es la política que Schäfer mantiene en la trayectoria de Colonia Dignidad. Es una de las explicaciones del porqué el enclave resiste cualquier crítica.
Todo el proyecto de la Colonia tiene un fuerte fundamento anticomunista, por eso la Unidad Popular es vista como una amenaza en la Colonia y empiezan a prepararse militarmente. En ese tiempo ya hay vínculos con la extrema derecha, bajo la idea de unirse contra la amenaza marxista. Hay vínculos con dirigentes de Patria y Libertad, como Roberto Thieme Schiersand y Pablo Rodríguez Grez. Colonia Dignidad facilitó sus instalaciones a Patria y Libertad para que realizara escuelas de entrenamiento y prestó apoyo en armamento. También a otras organizaciones de extrema derecha para que cometieran acciones de sabotaje. El ex secretario de prensa del régimen de Pinochet, Federico Willoughby, cuenta en su autobiografía cómo era esa relación temprana entre Colonia Dignidad y esos grupos. Roberto Thieme declaró que se escondió en Colonia Dignidad e incluso una vez fingió un accidente de avión, aterrizando en el enclave, y de allí sale hacia Argentina. Hubo una relación muy estrecha, porque Colonia Dignidad quería colaborar con la extrema derecha en el golpe de Estado”.
¿Cómo funcionaba la red de protección a Paul Schäfer por políticos que hoy son parte del gobierno?
“Colonia Dignidad se relacionaba con personeros de la dictadura militar que hoy están en la UDI y RN. Estos políticos visitaban y defendían públicamente a Dignidad, aún en los primeros años de los gobiernos de la Concertación. Hoy nadie públicamente expresaría apoyo, por los abusos sexuales a menores que se han confirmado. Se piensa que Colonia Dignidad tenía mucho material de inteligencia que usaba contra ciertos personeros públicos para chantajearlos y expresaran su apoyo al enclave. De lo contrario, difundirían información que les afectaría”.
¿Cómo era la relación de Colonia Dignidad con la Dina?
“Los contactos con agentes de la Dina existían antes del golpe. Había vínculos con militares que posteriormente serían protagonistas de la represión. Tras el golpe militar, surge una colaboración mayor. En Parral desaparecen, luego del golpe militar, varias personas, que presuntamente fueron exterminadas en Colonia Dignidad. La Dina tenía una oficina en Parral, facilitada por Paul Schäfer. Hay una colaboración tan estrecha, que más tarde agentes de la Dina se instalan en Colonia Dignidad. Uno es Miguel Becerra Hidalgo: fue asesinado por orden de Schäfer porque quería abandonar su trabajo. Este asesinato fue investigado por la justicia chilena y hubo condena contra Schäfer y otros dos jerarcas. Juan Muñoz Alarcón, conocido como el ‘encapuchado del Estadio Nacional’, también estuvo un tiempo en Colonia Dignidad. El se dirigió en 1977 a la Vicaría de la Solidaridad, contó lo que sabía y a los tres meses, apareció asesinado. Hay visitas de Manuel Contreras a Colonia Dignidad. Según me comentó un testigo, es recibido por Harmut Hopp. Hubo un contacto permanente entre Schäfer, Hopp y otros jerarcas de la Colonia Dignidad con Contreras y Pedro Espinoza, de la Dina”.
Colonia Dignidad operó como centro de detención y tortura. ¿Se sabe cuántas personas fueron llevadas a ese recinto?
“He escuchado la historia de un chico alemán que estuvo un año encerrado como castigo en un lugar que estaba ubicado encima del llamado ‘subterráneo de las papas’. Durante un año, en las noches, escuchó los gritos y quejidos de los torturados. Los 48 detenidos desaparecidos de Parral en los años 1973 y 1974, murieron en Colonia Dignidad. Existen testimonios de personas que durante 1975 fueron llevadas a la Colonia y torturadas ahí. Son testimonios de personas que sobrevivieron. Es el caso, por ejemplo, de Juan Maino, Elizabeth Rekas y Antonio Elizondo en el año 76. En su declaración en la Vicaría de la Solidaridad el ‘encapuchado del Estadio Nacional’ afirma que en 1977 había 81 personas detenidas en la Colonia y que los detenidos desaparecidos ya estarían muertos”.
¿Qué antecedentes se manejan respecto a fosas con restos de detenidos desaparecidos al interior de Colonia Dignidad?
“Una vez que el régimen militar dio la orden de hacer desaparecer todos los cuerpos de los desaparecidos en la llamada ‘Operación Retiro de Televisores’, en Colonia Dignidad habrían sido exhumados los restos de los presos asesinados. Fueron carbonizados con fósforo vivo y las cenizas arrojadas al río Perquilauquén, que atraviesa el enclave. Se piensa que en esa ocasión fueran quemados los restos de veinte a treinta personas”.
¿En que consistía el sistema de inteligencia que operaba en Colonia Dignidad?
“Hemos recibido el testimonio de una persona que afirma que técnicos de Colonia Dignidad instalaron el sistema de radiocomunicaciones tanto en Villa Grimaldi como en el cuartel general de la Dina. La Colonia tenía un sistema de radio muy potente. Incluso se cree que la antena que tenían en Villa Baviera puede haber sido usada por la estructura exterior de la Dina: no sólo fue un lugar de reclusión que usaba la Dina.
Colonia Dignidad hacia un vasto trabajo de contrainteligencia. Confeccionaron un archivo que consistía en miles de fichas con información sobre personas importantes del mundo militar, empresarial y político. También confeccionaban fichas sobre detenidos y reproducían protocolos de interrogatorios y torturas”.
¿Colonia Dignidad estuvo involucrada en la fabricación de armas químicas?
“Existen evidencias de contactos de Colonia Dignidad con los agentes Michael Townley y Eugenio Berríos, claves en el proyecto ‘Andrea’ elaborado por la Dina para una posible guerra con Argentina, Perú o Bolivia usando armamento químico. Hay indicios que Colonia Dignidad ayudó a introducir a Chile material de laboratorio e insumos para producir armamento químico. Varias personas que fueron opositoras a Colonia Dignidad murieron en extrañas circunstancias. Esas muertes no se han esclarecido, pero podrían haber sido asesinados con sustancias químicas”.

ESCLAVITUD Y ABUSO DE NIÑOS

Además de operar como un centro de detención y tortura, hubo otras víctimas en Villa Baviera. ¿Cómo era la vida en la Colonia?
“Es una cosa importante de rescatar. No todas las personas que estuvieron en Colonia Dignidad fueron partícipes de crímenes. La estructura liderada por Paul Schäfer tenía una fuerte represión interna. Schäfer era un predicador laico que logró fundar su propia iglesia en Chile. Pero su fin era abusar sexualmente de niños. Siempre buscaba instalar hogares de menores donde abusar de niños.
En Alemania muchas familias le entregaron sus propiedades a la secta, y lo siguieron a Chile. Empieza temprano una represión muy fuerte en la relación de sexos. Una represión hacia los niños, que llegó a grados de tortura. Conocemos testimonios de hijos de los colonos que de noche fueron encerrados en el hospital. Tenían que dormir desnudos y si se movían, les ponían electricidad.
Paul Schäfer hizo separar a hombre y mujeres. Los niños estaban aislados de sus progenitores. Los menores vivían en grupos siempre con alguien que los vigilaba. Tienen que trabajar, y si no obedecían les pegaban. A los más rebeldes les aplican medicamentos sicotrópicos y en algunos casos durante años. También tratamientos de electroshock. Estas son medidas de represión interna para que no haya ningún cuestionamiento del sistema y, sobre todo, se aplican a las personas que han intentado fugarse de Dignidad. En Villa Baviera vivían sin ninguna comunicación con el exterior. No tenían dinero, pasaportes, en su mayoría no dominaban el castellano, por lo que estaban absolutamente expuestos a la dominación de Paul Schäfer y la jerarquía. Los colonos llevaban una vida ascética, pero se trataba de formas de abuso de todos los días. No he hablado con ningún ex colono que no me haya manifestado haber sido abusado”.
Colonia Dignidad tenía un hospital, ¿qué rol juega ese establecimiento?
“El hospital es parte de la pantalla que levanta Colonia Dignidad. Sirvió como argumento de sus defensores. Decían que realizaban una labor social. Pero en la última fase de Colonia Dignidad, en la década de los 90, tratan de quitarle sus niños a las familias chilenas. Como Paul Schäfer había separado a hombres de mujeres ya casi no nacían niños, entonces el abastecimiento tenía que venir a través de familias chilenas.
Con el pretexto de darles mejor educación, niños chilenos eran llevados a Colonia Dignidad e intentaban quitarles la tutoría legal a sus padres. Cuando empiezan a filtrarse las denuncias de abusos, a los padres les costó mucho rescatar a sus hijos del enclave. La Colonia hizo todo para quedarse con esos niños y esconderlos, para que no declarasen ante la justicia”.
¿Cuántos niños chilenos fueron abusados en Colonia Dignidad?
“El caso judicial que se abre en 1996 por abuso de menores incluye 26 niños. Pero hay muchos más, que no se atreven a denunciar. El hostigamiento de Colonia Dignidad contra las familias que se atreven es muy grande”.

JUICIO EN ALEMANIA

¿En que etapa se encuentra el juicio contra el médico Harmut Hopp en Alemania?
“La fiscalía de Krefeld lleva investigaciones contra el médico Harmut Hopp por tres tipos de posibles crímenes. Uno es el tratamiento prolongado de los colonos con sicotrópicos, sin existir fundamento médico para ello. También es investigado por el delito de colaboración en abusos en contra de menores chilenos cometidos por Paul Schäfer. Además, está la denuncia por violaciones a los derechos humanos por posible colaboración con el secuestro de Juan Maino Canales, Elizabeth Rekas Urra y Antonio Elizondo Ormaechea. Por este caso, el ministro Jorge Zepeda condenó este año a varios ex agentes de la Dina y a dos colonos de Colonia Dignidad, Gerhard Muecke y Johan Van den Berg, a una pena de cinco años y un día de presidio. En ese caso también fue procesado Harmut Hopp, pero no fue incluido en la condena porque se fugó antes de Chile”.
¿Es efectivo que Hopp recibe ayuda del Estado alemán?
“Se publicó en la prensa alemana que él, por falta de propios ingresos, habría solicitado ayuda social. El Estado pagaría casa y dinero para vivir, más seguro médico. No hay la posibilidad de acceso a la información que manejan las instancias de autoridad alemanas para verificar esto. Si fuese verdad, sería escandaloso.
Existen muchos indicios que Harmut Hopp manejaba parte de las cuentas de Colonia Dignidad en el exterior, a las que aún tendría acceso. Hopp se fuga de Chile en mayo de 2011, porque vislumbra que el juicio por abusos de menores va a terminar con una condena definitiva y quiere evitar ir a la cárcel. Parece que no pensó que se iniciaría un juicio en su contra en Alemania”.
¿Cómo ve los procesos judiciales que lleva el juez Zepeda?
“Quisiera, por un principio de respeto a las víctimas, que se agilicen las investigaciones. Son causas amplias y complejas. Antes había jueces de dedicación exclusiva en materia de derechos humanos y hoy eso ya no existe. Los jueces tienen infinidad de causas, no es posible que avancen rápidamente, por un tema de recursos. Es un tema muy duro para las víctimas que esperan justicia hace tantos años, una situación muy penosa que, teniendo en cuenta la gravedad de los hechos, no haya ningún ex jerarca de Colonia Dignidad preso. Es incomprensible. En su mayoría están viviendo en la ex Colonia y sus hijos manejan los negocios”.
Respecto a la memoria histórica, ¿hay un tema pendiente por parte del Estado chileno?
“Si, ahí hay un tema pendiente por parte del Estado chileno, pero también del Estado alemán. Parece inconcebible que en ese lugar ahora se haga propaganda al turismo rural y no se asuma responsabilidad por la etapa terrible de su historia. Es perverso que se realice propaganda de turismo rural encima de tantos muertos”.

Isabel Díaz Medina

(Publicado en “Punto Final”, edición Nº 770, 9 de noviembre, 2012)

revistapuntofinal@movistar.cl
www.puntofinal.cl
www.pf-memoriahistorica.org
¡¡Suscríbase a PF!!

 

Punto Final
Translation

Google Translate

En esta edición

Ocho millones nos contemplan

El triunfo del silencio o la abstención como poder del pueblo

El gobierno en su tormenta

Jenny ha vuelto

Liberación nacional es la estrategia mapuche

En edición impresa

¿El quiebre de un  país en quiebra?

“Somos los protagonistas del mañana”

“Colonia Dignidad aún se burla de la justicia”

Las fuerzas invisibles del mercado

“La Araucana” y Gabriela

Risas en la calle

Visita