Punto Final, Nº 845 – Desde el 22 de enero al 3 de marzo de 2016.
Documento sin título
Buscar
Ultimo Editorial

Homenaje

Carta al director
Ediciones Anteriores.
En Quioscos
Archivo Histórico
Acto Miguel Enríquez
Discursos:
- Carmen Castillo
- Melissa Sepulveda
- Lorenza Soto
- Felipe Quezada
- Coordinadora Arauco-Malleco
- Movimiento de Pobladores Ukamau
Regalo

La honrosa medianía

 

La “honrosa medianía” fue una frase famosa pronunciada por Benito Juárez, un indio zapoteco que llegó a ser presidente de México en el siglo XIX, que ganó una guerra contra los invasores franceses y, entre otras cosas, mandó fusilar a Maximiliano de Habsburgo, príncipe europeo que se había proclamado emperador del país azteca. Ya ven, por acá no se andan con chicas.
Pero no es de México de lo que quiero hablar ahora, sino de la honrosa medianía, de la modestia con que vivíamos en los años 50, 60 y en tiempos del presidente Salvador Allende. Me refiero a lo que en ese tiempo se llamaba clase media, la clase media profesional, de funcionarios públicos o industriales y comerciantes medianos.
En esa época, la gente de Izquierda no ambicionaba tener dinero. ¿Para qué si estábamos haciendo cosas mucho más importantes? Estábamos construyendo un mundo, ¿a quien le iba a interesar la plata? No es que despreciáramos a los ricos, simplemente el dinero no se nos pasaba por la mente. Habría sido como si al Gran Arquitecto del Universo, que supongo que lo construyó sin cobrar nada, le hubieran ofrecido una millonada para ir a construir una mansión en Las Condes.
Por lo demás, era en general una época más sobria, más austera. Tener dinero era mal visto, y hacer ostentación de él todavía peor, una demostración de mal gusto, de vulgaridad, de cursilería bochornosa. Para qué decir los políticos, que si alguno tenía su platita, trataba de esconderla porque si se sabía, se acababa su carrera política. No digo que no hubiera sinvergüenzas, incluso en la política, pero eran la excepción y no eran gente de Izquierda.
Las mujeres no competíamos en elegancia, al contrario, la ropa se reciclaba y se aprovechaba hasta la última hilacha. Las costureras caseras eran más baratas que comprar la ropa en una tienda, y había gente que les tomaba los puntos a las medias, de manera que éstas se podían arreglar y usar muchas veces más. Y si ya no nos quedaban medias, nos pintábamos una raya en la pantorrilla -porque las medias tenían atrás la raya de la costura- y así nos íbamos arreglando. Nadie tenía casa con piscina, con lo cual se evitaban muchas infecciones y contagios. Los médicos iban a domicilio, cobraban barato y eran buenísimos. No necesitaban exámenes de laboratorio: te miraban la lengua, te tocaban la guata, te examinaban el ojo y hacían un diagnóstico impecable.
Poca gente tenía auto, se usaban las micros o góndolas y se caminaba mucho a pie y así se evitaban infartos, artritis, várices y un montón de otras enfermedades. Había pocos obesos; los niños iban a escuelas públicas que eran excelentes y después a universidades públicas que eran gratuitas y las mejores de América. El doctor Salvador Allende vivía en una casa pareada en la calle Guardia Vieja. Por razones de seguridad, cuando fue presidente se tuvo que mudar a una casa arrendada en Tomás Moro, pero nada más. En tiempos de la Unidad Popular, los funcionarios públicos, de ministro para abajo, vivíamos en esa honrosa medianía de que habló Juárez, sin siquiera proponérnoslo, sino porque era lo natural.
Para hacer política se necesitaba dinero, pero ni cerca del que se necesita ahora. Con alguna gimnasia bancaria y sin comprometerse mayormente se lograba lo mínimo. Lo demás eran aportes de disciplinados militantes. En las campañas de Allende nosotros mismos hacíamos los afiches a mano y luego los íbamos a pegar a la calle.
En los años cincuenta y todavía en los sesenta, los pololeos eran eso, solamente pololeos “de manito sudada”, aunque siempre hay excepciones que confirman la regla. Los jóvenes se iban de farra con los amigos, frecuentaban a las coristas del Bim-Bam-Bum y otros lugares peores. Pero cuando tenían que enfrentarse a una niña “decente”, hijita de familia, les temblaban las cañuelas.
No había los juguetes electrónicos que hay ahora para los niños. Estos transformaban las escobas en caballos voladores y convivían con los indios del Far West en chozas construidas con los cajones de la cómoda o con un par de cajas de cartón, llegaban volando al Polo Norte y se encontraban con los esquimales en unos iglús gélidos, hechos con sábanas blancas y tres almohadas. Los chicos no iban casi nunca al cine y no veían televisión porque no había, leían El Peneca y con eso se entretenían a morir. En suma, los juguetes eran baratísimos y los niños, súper creativos y no se aburrían jamás.
Cuando vino el golpe de Estado cívico-militar, muchos tuvimos que cambiar de escenario. Sólo puedo contar mi experiencia (cada cual que cuente la suya). Yo llegué a Cuba con mis hijos y allí ya no vivíamos como gente de clase media sino como los obreros cubanos, pero todos los vecinos tenían al menos estudios secundarios o superiores, aunque ganaran poco. Pero ganar poco no importaba porque todo lo esencial te lo daban prácticamente gratis y no había casi nada más que comprar. Que no haya nada que comprar te da una tranquilidad beatífica, que uno pierde al volver al mundo capitalista.
En México, algunos de nuestros compañeros de trabajo no podían convencerse de que no tuviéramos dinero. Que hubiéramos sido funcionarios del gobierno de Salvador Allende y no escondiéramos plata les resultaba inconcebible. Me acuerdo que uno de ellos me dijo una vez: “Margarita, ya ha pasado más de un año, saca la lana (la plata), pues”. Trabajo nos costó que entendieran que no traíamos ni un centavo partido por la mitad. También esto formó parte del respeto y admiración que sienten todos los mexicanos por Salvador Allende y su gente.
Soquimich, la misma empresa que ahora es propiedad de Julio Ponce Lerou, uno de los hombres más ricos de Chile porque Pinochet se la vendió a huevo, se nacionalizó en tiempos de Allende. Sobre el particular, Miguel Labarca, mi padre, expresa lo siguiente: “La nacionalización fue objeto de arduas negociaciones, en que el gerente general de la Corfo, Darío Pavez, y yo defendimos los intereses de Chile como fieras a pesar de lo difícil de nuestra situación (…) En mayo de 1972 llegamos finalmente a un acuerdo con el grupo norteamericano (…) La industria del salitre se salvó y pudo seguir funcionando gracias a la política del régimen de Allende”(1). Miguel Labarca fue nombrado por el presidente como gerente general de Soquimich. Ahora bien, a pesar de haber ostentado ese alto cargo, mis padres pasaron su exilio en Francia, en una extrema modestia. Mi papá trabajó acarreando libros en una biblioteca municipal, habitaban en un departamento prestado de 35 metros cuadrados e iban a buscar la comida a las ollas comunes que establecían los municipios franceses para los pobres. Sus hijos no podíamos ayudarlos porque todos estábamos exiliados en diferentes situaciones precarias. No obstante lo doloroso que fue aquello para nosotros, yo no dejo de sentirme profundamente orgullosa de la pobreza en que vivieron, que es un símbolo de la honestidad y probidad de los funcionarios de gobierno hasta la Unidad Popular.

MARGARITA LABARCA GODDARD
En Ciudad de México

(1) Labarca, Miguel: Allende en persona, Editorial CESOC, Santiago de Chile, 2008.

(Publicado en “Punto Final”, edición Nº 845, 22 de enero 2016)

revistapuntofinal@movistar.cl
www.puntofinal.cl
www.pf-memoriahistorica.org
¡¡Suscríbase a PF!!

 

Punto Final
Translation

Google Translate

En esta edición

2016, entre la vieja y la nueva política

La honrosa medianía

Mártires de la clase trabajadora

“El lucro está metido en las universidades”

Un año de incertidumbres

En edición impresa

Democracia vs. corrupción

Los disidentes del PDC que se resisten a las reformas

El aborto, un debate peligroso

El plebiscito que no fue

Lenguaje chileno de ayer y siempre

Guapos de verdad

Visita